miércoles, 18 de diciembre de 2013

Gregor

Si nos preguntamos si mataríamos a una cucaracha con un libro, ambos diríamos que no. La diferencia entre tú y yo es que tú dirías "¡Pobre cucaracha!", y yo diría "¡Pobre libro!"

lunes, 16 de diciembre de 2013

Odio

Es curioso que sea el odio
el que lame las heridas,
como un gatito.

0

Cuando mi ego se pone salado
descubro que no importa
si multiplico o divido;
siempre alcanzo el mismo resultado.

lunes, 18 de noviembre de 2013

X

"Qué vacío debes de ser", pensé.
Pero soy yo la que me voy descosiendo por las  sienes,
frente a frente con aquel que contempla sin cara.

Alomejor, si exprimo mi alma
saldrá un poquito de ti,
y entre lágrimas
pueda deborar ese momento
y se me olvide un rato
este hueco hueco,
al que llaman fantasma.

miércoles, 6 de noviembre de 2013

XX

Miro a cualquier lado y no duele.
Sólo cuando estoy un segundo en silencio,
como si la paz tuviese cabida en este mundo
y miro hacia dentro,
entonces sí.

martes, 5 de noviembre de 2013

Por si se me olvida

Por si se me olvida;
no pasa nada,
abro la cremallera de mi piel
y mis entrañas me susurran al oído
lo que necesito;
y en un segundo recuerdo
cómo te derramas
y cómo me derramo de mí misma,
y el viento recorre ese camino
como saludando al vacío,
que no es nada,
pero es,

aquí dentro.

domingo, 27 de octubre de 2013

El fabuloso romance del árbol y la piedra.

Tal vez un día,
en el que se creó el mundo,
o en el que desapareció el último dinosauro,
o en el que se inundó la tierra,
o en el que se puso nombre a las cosas;
tal vez ese día
formaron parte del mismo todo
y átomos de uno y de otro
bailaron siguiendo el ritmo del universo,
pausadamente,
hasta convertirse de nuevo, para siempre, en ceniza.

lunes, 7 de octubre de 2013

Cápsulas.

Rezar una oración
noche tras noche
como acto de fe.
Nadie contesta.
¿Para qué entonces?
¿Por un milagro que no sucede?
¿Por una entrada al cielo que no llega?
Por la fe.

viernes, 27 de septiembre de 2013

El Pacto.

Dime, Dios, porque no lo recuerdo,
qué día fue en el que
sumida en mi ignorancia
hice un pacto con Mefisto y su carne.

Mis entrañas juraron con las suyas,
y con sus dientes afilados;
hasta con sus blasfemias,
que parecieron bendiciones.

A ti me encomiendo.

Me arrastra a su reino,
el faro me eleva,
mas me castigas cien años
de reclusión en el cielo por ello.
¿Habrá un lugar en la tierra...?

A ti me encomiendo.

lunes, 8 de julio de 2013

lunes, 13 de mayo de 2013

Ego.

En tercera persona,
por miedo a que sea la segunda;
cuando en realidad sólo importa la primera.


domingo, 5 de mayo de 2013

Constelaciones.

Después de aquella carta.
Hice la guerra por la paz.
Me perdí en las constelaciones de su piel.
Y me encontré.




El gran espectáculo.



No hay nadie más viejo que el Mago.
No hay nada más viejo que la Magia.
Pero cuando descubres el truco,
que la paloma muere,
que el conejo muere
y que el sombrero también muere,
¿se acabó el Espectáculo?

El telón sigue a los lados, sin cerrarse.
Pero ya no me engañan.
Puede que para mí la función ya haya terminado.
Puede que no haya querido darme cuenta,
por miedo a levantarme de mi butaca
mientras los demás siguen sentados.

Pero sí hay alguien tan viejo como el Mago.
Y puede ayudarme.
Sólo tengo que llamarla.
Y Ella vendrá.

- Aún no.

No tiene prisa.
Ni yo tampoco.
Ella me espera,
y yo a Ella.

Mientras tanto,
disfrutaré del Espectáculo.

sábado, 20 de abril de 2013

Fin del mundo.


Tragarme tu Alma
y subir hasta cielo.
Mientras vuelvo a la Tierra,
veo desde arriba mi cadáver
Me he olvidado la mía en las nubes.
Mierda.

lunes, 18 de marzo de 2013

Raíces.

Mi mundo ha cambiado, eso lo sé.
Me mancho las manos de torpeza
y a nadie parece importarle.
Como un poco menos
y nadie me obliga a comer un poco más.

Alguien dice "Ha llegado el momento".
Y tal vez tenga razón.
Pero tengo miedo.
Como siempre.

martes, 12 de marzo de 2013

El pajarito.

El pajarito tenía miedo a volar.
El pajarito era un poco cobarde.

Un día cerró los ojos
y se lanzó al vacío,
sin vacilar.

El pajarito pensó que si cerraba los ojos,
no tendría ningún miedo.
Y no lo tuvo.

Pero para volar, hay que tener los ojos abiertos.

lunes, 25 de febrero de 2013

domingo, 24 de febrero de 2013

El último coloquio con Dios.




- Hola, "K". Sé que has venido a matarme.
- Así que era cierto... Qué cabrón. Existes realmente.
- Entenderás que no puedo consentir que lo hagas. Te ofrezco algo, un pedazo de perfección en el que vivir.
- Ya, claro... "Un ricón del Paraíso, pero ¿con quién?"
- ¿No será tan fácil, eh?
- Pues no. ¿Además qué es lo que quieres a cambio? ¿Mi vida? ¿Mi cuerpo...? Ah, no... claro. ¿Te van más jovencitas, verdad?
- No me subestimes, K. No olvides que la humana aquí eres tú.
- Sí, ya, ya. Entonces, ¿Qué quieres? ¿...mi Sangre?
- Tu Sangre no tiene ningún precio. Pero no olvides que para ti lo tiene todo. Una vez abierta la herida tu Sangre sólo traerá más sangre. Si quieres seguir respirándo, déjalo estar.
- Cállate... No tienes ni idea.
- ¿No? Pues te ofreceré algo que no podrás rechazar. Te doy paz, no como un lugar ni una cosa, simplemente como algo que guardarte dentro. Te doy hilo, no el que te gustaría, pero será suficiente para que sigas viva. Te doy algo que no será bueno, ni bonito, ni agradable, pero sólo será tuyo.
- ¿Puedes darme eso... sin producirme un derrame cerebral?
- (Risas) Claro, K, sólo necesito una única cosa a cambio para hacerlo.
- ¿El qué?
- Tu Tiempo. Cada segundo.
- ¿Ya está?
- Sí.
- Entonces... ¿soy libre?


sábado, 2 de febrero de 2013

Chopin.

En frente de ellos,
me pesa la piel.

Házmela ligera.

Las palabras me aprietan,
los gestos me cansan,
la sonrisa me aburre
y el calor me aturde.

Arráncamela, acaba,
ya no creo que más duela.

Acaricio el miedo,
cuando, sin querer,
me tocan. ¡Ay!

"Sólo por esta noche"
quítame la máscara;
sálvame;
fóllame, Chopin.

miércoles, 23 de enero de 2013

"Romance de lobos."

Supongo que una persona normal nunca se plantea cómo es convivir con un animal salvaje durante un determinado tiempo; pero cuando te ves obligado a ello toda la vida, las preguntas nacen solas. Es como una herida que nunca termina de cicatrizar.  ¿Qué precio tiene mi sangre?

Aunque "unas veces los dientes arregañados de un lobo, y otras un resplandor." ¿Pero quién es el lobo aquí?

Prefiero sus colmillos emponzoñados y sus garras ahora ya frías... ¿Qué precio tiene mi sangre?



domingo, 6 de enero de 2013

Vomitar esta paz condensada.

No puedo salvarme. No hay forma, ya estoy atrapada sin remedio en este escenario gigantesco del cual creo no formar parte. Miles de marionetas sin ojos me miran implacables. Pero más allá de esas caras vacías no puedo encontrar la consciencia de mi existencia en ellas. Sólo hallo una mala copia de mi papel; caducada, desgastada, casi ilegible.

Y una extraña sensación me obliga a vomitar esta paz condensada en mi interior, que ahora no es más que un nudo en la garganta. Miedo. Como si me empujase a decir "Basta" y a mirar al mundo a los ojos. En cualquier sentido. Necesito saltar por una ventana o algo así. O luchar por algo, pero luchar de verdad. Pero vuelvo a tragarme todo eso, pues no valdría la pena. El mundo es hostil, me dará la espalda. Entonces esa bolita tan pequeña que antes era paz, explota en un horrible y necesario odio que me ahoga, pero a la vez me mantiene viva.

Este disfraz me pesa como una armadura. Cada vez más. Y no sé hasta cuándo podré mantenerme en pie.