miércoles, 23 de enero de 2013

"Romance de lobos."

Supongo que una persona normal nunca se plantea cómo es convivir con un animal salvaje durante un determinado tiempo; pero cuando te ves obligado a ello toda la vida, las preguntas nacen solas. Es como una herida que nunca termina de cicatrizar.  ¿Qué precio tiene mi sangre?

Aunque "unas veces los dientes arregañados de un lobo, y otras un resplandor." ¿Pero quién es el lobo aquí?

Prefiero sus colmillos emponzoñados y sus garras ahora ya frías... ¿Qué precio tiene mi sangre?



1 comentario: