lunes, 18 de marzo de 2013

Raíces.

Mi mundo ha cambiado, eso lo sé.
Me mancho las manos de torpeza
y a nadie parece importarle.
Como un poco menos
y nadie me obliga a comer un poco más.

Alguien dice "Ha llegado el momento".
Y tal vez tenga razón.
Pero tengo miedo.
Como siempre.

3 comentarios:

  1. El miedo no es malo, a menos que te impida hacer lo que quieres. Tienes que ser lo suficientemente fuerte para sobreponerte a ese miedo y no dejar que domine tu vida.
    Haz siempre lo que te haga feliz y déjate de "perturbaciones angustiosas del ánimo".

    ResponderEliminar
  2. ostias, no sabia que fueras blogger. Te acuerdas de mi, soy masaru el inuyasha del salon del comic ^^

    ResponderEliminar
  3. Los momentos son efímeros, igual que las personas que se encargan de llenar esos momentos que tanto intentamos recrear en nuestra vida y en nuestra imaginación. Soñamos con un mañana diferente que sea distinto a todo lo que creemos tener al irnos a la cama y cerrar los ojos para abrazar esa nada eterna que nos eriza la piel tantas veces.

    Tener miedo no es malo, nos ayuda a estar mas atentos y decirnos:

    -Eh cuidado, tienes miedo y es peligroso... piénsalo bien.

    Y por eso vivimos de imaginaciones e ideas... que generamos nosotros mismos. Y ni sabemos porqué. Aunque no siempre, porque a mi me encantaría poder ver tus manos manchadas de torpeza, tocarlas, acariciarlas, sentirlas y verlas cerca de mi, temblorosas y aquejadas de un dolor triste y aburrido por no saber cual es el motivo de vivir, y cual es la intención de todo esto.

    Déjame explicártelo. Y entiéndelo si quieres. No tiene que ser perfecto... porque el color que siempre nos ha teñido nuestras escenas... ha sido preciosamente torpe... y yo también me quiero manchar.

    ResponderEliminar