jueves, 29 de mayo de 2014

No es la ignorancia,
pues tengo el mundo
a mis pies,
listo
para ser conocido.
Pero sí la mediocridad;
pues
no hay
remedio;
sólo la conciencia de ésta
me hace menos
-o quizás más-
culpable.